* CLASES VIRTUALES * SEMINARIOS Y CONFERENCIAS * ACTUALIZACIÓN ACADÉMICA * CAPACITACIÓN DOCENTE * ASESORÍA DE PROYECTOS.

martes, 14 de abril de 2009

Cirrosis Hepática

¿Por qué es importante el hígado?
El hígado es uno de los órganos más grandes del cuerpo, que está situado en el lado derecho superior del abdomen, debajo del pulmón, cuyas diferentes funciones son esenciales para la vida.

¿Cuáles son las funciones que cumple el hígado?
El hígado fabrica proteínas, remueve y neutraliza sustancias tóxicas de la sangre, produce colesterol, almacena y libera glucosa como fuente de energía y produce bilis que ayuda a la absorción de grasas y vitaminas liposolubles.

¿Qué es la cirrosis hepática?
Es una enfermedad crónica y progresiva que afecta al hígado y que es producida por muchas causas. Se caracteriza porque el tejido hepático de funcionamiento normal es reemplazado lentamente por tejido cicatrizante. A medida que se pierde el tejido normal, las funciones también se perderán.

¿Cuáles son las causas de cirrosis?
La cirrosis hepática tiene muchas causas. En el Perú, el alcoholismo crónico y la hepatitis viral B son las más frecuentes. Otras causas pueden incluir las siguientes:
• Hepatitis viral C.
• Enfermedades autoinmunológicas.
• Esteatohepatitis no alcoholica.
• Exposición prolongada a determinadas drogas y toxinas.
• Obstrucción del flujo de salida de la sangre del hígado (por ejemplo, síndrome Budd-Chiari).
• Acumulación hereditaria de exceso de cobre (enfermedad de Wilson) o de hierro (hemocromatosis)
• Deficiencia de alfa1-antitripsina.
• Altos niveles de galactosa en la sangre.
• Altos niveles de tirosina en la sangre al momento de nacer.
• Enfermedad por almacenamiento de glucógeno.

¿Cuáles son los síntomas de la cirrosis?
La cirrosis hepática puede no tener síntomas en estadíos iniciales de la enfermedad. Al aparecer los primeros síntomas pueden ser leves e inespecíficos:
• Falta de apetito
• Fatiga
• Malestar general
• Pérdida de peso
• Náuseas

Sin embargo, estos síntomas pueden presentarse en otras enfermedades. Consulte siempre a su médico, si estos síntomas son persistentes.
Cuando la cirrosis progresa, pueden desarrollarse complicaciones, que en algunas personas, son los primeros signos de enfermedad.

¿Cuáles son las complicaciones de la cirrosis hepática?
• Edema y Ascitis: retención de líquido en las piernas (edema) y abdomen (ascitis).
• Ictericia: coloración amarillenta de piel y mucosas.
• Defectos en la coagulación: tendencia al sangrado espontáneo o con facilidad.
• Cambios en la función mental: que van desde alteraciones en la conducta hasta el coma.
• Sangrado de várices esofágicas y gástricas: dilataciones de venas del esófago y del estómago que pueden romperse y causar severo sangrado digestivo.

¿Cómo se hace el diagnóstico?
El médico es quien en base a una evaluación clínica completa puede hacer el diagnóstico, que será confirmado a través de exámenes auxiliares:
• Pruebas de laboratorio
• Exámenes de imágenes (ecografía y/o tomografía abdominal)
• Biopsia hepática.

¿Cómo se previene la cirrosis?
Cerca del 90% de cirrosis es causada por el excesivo consumo de alcohol o hepatitis virales. Por lo tanto, las medidas para prevenir esta enfermedad son:
1. Disminuir el consumo excesivo de alcohol: La cantidad de alcohol necesaria para producir enfermedad hepática es variable. En mujeres el consumo de alcohol debe ser mayor de 20gr/día y en el hombres 60gr/día.

¿A qué equivale 20gr de alcohol?
* 60 ml de licor de alta concentración (cañazo, pisco, etc)
* 200 ml de vino
* 500 ml de cerveza

2. Vacunación contra la hepatitis B: La vacuna contra la hepatitis B es segura, efectiva, y de bajo costo. Los niveles de protección alcanzan casi el 100% después de la colocación de las tres dosis.


¿Cual es el tratamiento de la cirrosis hepática?
La cirrosis es una enfermedad progresiva e irreversible. Es por esto, el tratamiento está basado en la prevención y el manejo adecuado de las complicaciones, que suelen demorar o detener un mayor daño hepático hígado. Las medidas que se deben tomar para lograr estos objetivos son:
1. Control periódico con el médico quien determinará el tratamiento específico para la cirrosis, basándose en las características del paciente y grado de severidad de la enfermedad.
2. Correcta nutrición.
3. Evitar el consumo de sustancias tóxicas como el alcohol.

En los casos de cirrosis avanzada, el transplante hepático es el tratamiento de elección. Sin embargo, sólo un grupo de pacientes que reúnan indicaciones específicas, podrán ir al transplante.
Inicio Suscríbete Twitter Facebook e-mail